Entras en el ascensor, pulsas el botón de la planta a la que te diriges, las puertas se cierran y la cabina empieza a ascender. De repente, notas un movimiento raro y la subida se detiene. Te acabas de quedar encerrado. ¿Y ahora, cuáles son los pasos a seguir?

Quedarse atrapado en un ascensor no es algo inusual, pues ocurre todos los días. Por suerte, conlleva operaciones para las que tenemos dimensionados recursos tanto técnicos como humanos para ofrecer la mejor respuesta en tiempo y en atención. Pero, conscientes de que estar encerrado puede ser un factor de agobio (especialmente para las personas que sufren de claustrofobia), en FAIN queremos ofrecerte unas pautas sencillas para lidiar con esta situación:

Mantén la calma

Ante todo, mantén la calma. Aunque estés encerrado, estás seguro y esta situación solo es algo temporal. Perder los nervios o sufrir un ataque de ansiedad será contraproducente. Si entras en pánico, se te hará más difícil pensar con claridad. Es más, si no eres capaz de calmarte tampoco estarás ayudando a tus acompañantes. En definitiva: respira profundamente, relaja el cuerpo y la mente y analiza detenidamente la situación.

A la sensación de encierro se suma el clásico temor a quedarse sin aire. No obstante, todas las cabinas de los ascensores tienen sus propias rejillas de ventilación. Aunque no sean visibles, están ahí y garantizan el suministro de aire, por lo que la posibilidad de quedarte sin poder respirar es nula.

¿Y si se cae el ascensor? Esto es casi imposible. Los ascensores cuentan con un sistema de frenos paracaídas que evita el desplome de la cabina.

Otra recomendación antes de pedir ayuda es presionar el botón de “abrir puertas”. A veces, este botón simplemente se atasca y, si lo vuelves a pulsar y estás en una planta, quizás se abra. Suena irónico pero te sorprendería saber el número de veces que las personas presionan el botón de emergencia solo por no volver a apretar el de “abrir puertas”. No obstante, si al hacer esto las puertas se abren y descubres que te encuentras en entreplanta, puedes probar a pulsar el botón de un piso distinto al que te dirigías inicialmente. Muchas veces, el defecto se corrige y el elevador te conduce a esa planta sin problema. Si, por cualquier motivo, el ascensor situado en entreplanta no reaccionara, lo mejor será no saltar desde la cabina y esperar la llegada de un técnico. Una vez el especialista lleve el ascensor a planta, podrás salir de forma natural y sin riesgo de caída por el hueco.

Comunícate: ¿A quién llamar?

Una vez recuperada la tranquilidad, debes poner en conocimiento tu situación a alguien del exterior, para comenzar cuanto antes el proceso de rescate. Llamar la atención de los vecinos puede ser de ayuda. Pero, antes de llegar a ese punto, existen una serie de comunicaciones más efectivas:

  • Pulsa el botón de alarma. La primera opción nos la ofrecerá el propio ascensor. En él encontraremos un botón de alarma ubicado precisamente para estos casos (y señalizado con una campana de color amarillo). Este pulsador activará si lo accionamos durante 4 segundos seguidos una alarma sonora para alertar a los vecinos (y al conserje, si lo hubiera). En paralelo, realizará una llamada de voz a la empresa de mantenimiento del ascensor. Ésta es la primera señal de ayuda que debemos emitir hacia el exterior. Por supuesto, es importante recalcar que si este botón se pulsa de manera discontinua, la llamada no se producirá.
  • Llama al teléfono de mantenimiento. Si pulsar el botón de alarma no da resultados o tu ascensor no dispone de intercomunicador, lo siguiente es llamar por teléfono a la empresa de mantenimiento. Lo más habitual es que en la cabina del ascensor figure un adhesivo con el número de atención 24 horas para mantenimiento y averías. Por supuesto, las llamadas desde cabinas de ascensor entran en FAIN de manera inmediata, y son prioritarias sobre otras que se puedan producir en el mismo momento (llamadas de clientes, proveedores o llamadas internas de personal). De este modo, garantizamos una comunicación inmediata con las personas atrapadas en cabina.
  • Llama a Emergencias (112). Si lo anterior no diera resultado, llamar al 112 es la siguiente opción lógica. Los especialistas de emergencias sabrán solventar la situación y estarán preparados para actuar de inmediato tras la llamada.

Fain contact center

Como expertos en ascensores te recomendamos que bajo ninguna circunstancia saltes dentro del ascensor ni fuerces las puertas. Esto último podría generar daños en los mecanismos de apertura, haciendo más difícil el rescate. Tampoco intentes salir de la cabina por tus propios medios ni aceptes ayuda de terceros no instruidos en esta tarea. Al hacerlo, es posible que dañes el sistema. Y, en el peor de los escenarios, podrías sufrir una caída por el hueco del ascensor. Por eso, te recomendamos aguardar la llegada de un técnico especialista de la empresa de mantenimiento y seguir al pie de la letra sus instrucciones.

¿Qué hago mientras espero la ayuda?

Mientras esperas la llegada de un experto, debes ponerte cómodo. Recomendamos que te sientes en el suelo. Respira de forma serena, mantén la mente ocupada y, si estas acompañado, aprovecha para charlar con el resto de ocupantes del ascensor. Así, la espera será más amena. En estos momentos es vital mantenerse entretenido para que el tiempo pase lo más rápido posible.

A la llegada de los especialistas, el consejo es lógico: debes cooperar con las personas que realicen el rescate. Lo importante aquí es seguir a rajatabla cada una de sus instrucciones, ya se trate de los servicios de mantenimiento de la compañía de ascensores, de los equipos de emergencia o incluso de los propios bomberos. Actuar con calma y de manera ordenada es la mejor arma para enfrentarnos a esta situación.

El compromiso de FAIN

En FAIN disponemos de un sistema de rescate de última generación que, cuando realizas la llamada de emergencia, geolocaliza el ascensor averiado y a los técnicos más próximos. Nuestro centro de atención al cliente coordina y facilita la información necesaria para ello.

fain videowall

Contamos con un equipo humano específicamente formado y nuestros sistemas de movilidad son, hoy día, los más avanzados. Gracias a todo ello, en FAIN garantizamos un tiempo de rescate inferior a 30 minutos, el más breve del sector. Internamente llevamos un control diario sobre los tiempos de las operaciones de rescate para garantizar este compromiso.

Sabemos lo traumático que puede resultar quedarse atrapado. En FAIN trabajamos para que esta experiencia se supere lo antes posible. Por eso, al día siguiente del atrapamiento, realizamos una llamada telefónica a la persona que quedó atrapada, quien valora su percepción del servicio buscando cómo mejorar en estas situaciones. Asimismo, los afectados pueden cumplimentar una encuesta online según firman el parte de rescate.

Además, contamos con un servicio de asistencia técnica las 24 horas para todo tipo de aparatos elevadores de cualquier marca. Para consultas al respecto, ¡no dudes en contactar con nosotros!